Con su presencia, la Dama Oscura conocida como crisis, es capaz de suspender el tiempo, parar relojes y frenar vidas. Sin embargo, es capaz de expandir a aquellas almas que suspiran por descubrirlo todo, menos a sí mismas.

La Dama Oscura viene con una misión:

 

Apartar tu mirada de todo aquello que te desvíe de ti misma.

 

Si sientes su mano gélida tirando de la tuya, es muy posible que luches con todas tus fuerzas por evitarla, sin embargo, intentando escapar de su compañía, sólo conseguirás perder una valiosa energía que vas a necesitar más adelante, cuando veas qué es lo que ha venido a mostrarte y cuál es tu nuevo camino.

 

El dolor que sientes por permanecer con ella es inevitable, pero aliviarás el sufrimiento si aceptas que juntas vais a iniciar un camino de descubrimiento interior cuyo resultado verás al final del trayecto.

 

Sé que renunciar al control de tu vida angustia, que desconocer tu destino da miedo y que el vacío por la pérdida duele, sin embargo, estos compañeros de viaje, miedo, angustia y vacío, serán más llevaderos si aceptas que durante un tiempo caminarán a tu lado.

 

Ellos no te piden resignación, te piden que aceptes que forman parte de tu vida y tienen algo que enseñarte.

Cuando lo sientas así, la intensidad de sus voces dejará de molestarte y podrás tolerarles hasta que finalmente, se marchen, aunque tengan billete de vuelta.

 

Al aceptar, comprenderás que el dolor también es un gran maestro, que gracias a sus lecciones despiertas a nuevas facetas de ti misma, aquellas que te permiten cambiar de rumbo y redirigir tu vida.

 

Cuando aceptas, el sufrimiento cesa, porque cuando aceptas, sustituyes el ¿por qué a mi? , que no tiene respuesta, por el ¿para qué a mi? y entonces se abre una nueva dimensión de preguntas que van dando luz a ese camino de sombras.

 

Si estás pasando por una situación complicada, conecta contigo, hazte preguntas. Tú tienes las respuestas, sólo necesitas confiar en ti.

Hazte preguntas que te ayuden a afrontar el momento, que te conecten con el aquí y el ahora para sostener la situación y que te proyecten a encontrar soluciones para superar este momento:

 

¿Qué me enseña esta experiencia?

 

¿Qué puedo descubrir de mi misma en este momento?

 

¿Cómo puedo superar esta situación?

 

¿Cuál es el primer paso para empezar a recuperarme?

 

¿Necesito pedir ayuda?

 

¿Qué sentido tiene lo ocurrido en el conjunto de mi vida?

 

 

Con estas preguntas, empezarás a vivir este viaje conectando con tus recursos internos, con todo el potencial que trae el cambio y con esa motivación por resurgir de la crisis transformada, y de repente, notarás que la Dama Oscura está soltando tu mano.

 

Dile adiós.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *